¿Sabes a los riesgos a los que te expones si no tienes un cuidado y mantenimiento adecuados de tu alfombra?

¿Sabes a los riesgos a los que te expones si no tienes un cuidado y mantenimiento adecuados de tu alfombra?

Hoy queremos exponeros algunos de esos riesgos y las soluciones para evitarlos con una serie de consejos « tips » que todo el mundo puede hacer en su casa.

Porque uno de los mayores causantes de rinitis alérgica son los peluches y las alfombras. Este malestar es una queja común en la población española, y la mayor parte de las veces se produce por no evitar la acumulación de polvo.

Las molestias son evidentes: un picor perenne de tu nariz es una señal de alarma que no puedes evadir, eso indica a las claras que tu alfombra está tan llena de ácaros y residuos que están afectando tus vías respiratorias, y por lo tanto es hora de actuar con rapidez.

Además, una alfombra en mal estado puede contener con facilidad miles de parásitos, que van desde las garrapatas hasta los ácaros, sin olvidarnos de las pulgas que se « alojan » en las alfombras de miles de hogares como un domicilio temporal.

Tres « Tips » certeros que te enseñan cómo limpiar una alfombra

Aparte de quitar las manchas que causan suciedad de forma ocasional es conveniente higienizar habitualmente la alfombra para evitar que se acumule polvo dentro de ellas.

Para eso os dejamos algunos consejos con el fin de alargar la vida de las alfombras y mantenerlas en buen estado, no sólo desde el punto de vista estético, sino también desde un punto de vista saludable.

1. La aspiradora siempre a mano

Aspirar es una de las maneras más populares de succionar el polvo de las alfombras. Usando el electrodoméstico adecuado y manejándolo correctamente tu alfombra se librará de la suciedad atrapada. Si no es posible pasar la aspiradora a diario, hazlo al menos 3 ó 4 veces a la semana.

Cuando se tiene niños pequeños y mascotas es más importante no descuidar el cuidado de la alfombra, porque generalmente los pelos sueltos de las mascotas tienden a pasar inadvertidos, hasta que la limpieza se vuelve urgente. No esperes a llegar a ese extremo, cuando ya no haya solución y la alfombra quede inservible.

Recomendamos aspirarla de los dos lados o caras para que el resultado sea más óptimo. Al levantarla también descubrirás si debajo se han formado manchas de moho, situación que suele presentarse en los climas fríos. Si detectas a tiempo esa humedad puedes alargar la vida de tu alfombra.

2. Cambia la ubicación de tu alfombra

Anualmente ten como costumbre reacomodar tus habitaciones, salas de estar, baños y cocinas. Todas las alfombras que se encuentre tanto en interiores como exteriores es bueno moverlas. Así el degaste normal del suelo, se vuelve regular y uniforme.

3. No lo dejes para mañana

Cuanto antes seques y elimines una mancha, más sencillo será dejar limpia la alfombra, porque con el paso del tiempo las manchas se endurecen y parece imposible deshacerlas.

Recuerda que limpiar una alfombra no representará problema alguno si eres un dueño responsable y te preocupas por cuidar tus objetos. Puedes ver este vídeo sobre cómo se eliminan algunos tipos de manchas.